La ayuda se ha derogado con efectos desde el 1 de enero de 2012. No se conceden nuevas ayudas. Solo si tienes la ayuda reconocida por tu Comunidad Autónoma o Ciudad de Ceuta y Melilla podrás seguir disfrutándola.

  • Tener entre 22 y 30 años (la prestación se interrumpe a los 30 años).

    El tramo con mayores dificultades de emancipación está entre los 22 y los 30 años.

  • Disponer de una fuente regular de ingresos inferiores a 22.000 euros brutos anuales. Esto incluye a los trabajadores por cuenta propia (1) o ajena, a los becarios de investigación, y a los perceptores de prestación de desempleo o de una pensión por incapacidad.

    Si tus ingresos mensuales, aproximadamente, no superan los 1.500 euros netos, podrás acogerte a la ayuda. Ocho de cada 10 jóvenes empleados están en esta situación.

  • Acreditar una vida laboral de al menos seis meses de antigüedad, inmediatamente anterior al momento de la solicitud, o una duración prevista de la fuente de ingresos de al menos 6 meses contados desde el día de su solicitud.

    Si has estado trabajando durante los últimos seis meses lo comprobaremos directamente con la seguridad social, o si en los próximos seis vas a estar trabajando y recibiendo ingresos de forma regular, debes aportar copia del contrato.

  • Ser titular del contrato de alquiler. El contrato de alquiler de tu piso debe estar a tu nombre, o al menos debes ser uno de los firmantes.

  • Los extranjeros no comunitarios deben contar con la residencia legal permanente en España.

    Si es tu caso, debes tener la autorización de residencia permanente, que te conceden cuando acreditas haber residido legalmente y de forma continuada en territorio español durante cinco años.

(1)
Aquellos solicitantes de la renta básica de emancipación cuya fuente regular de ingresos consista en actividades empresariales, profesionales o artísticas, podrán deducirse, para el cómputo de los ingresos brutos, los gastos necesarios para su obtención.

Renta de emancipación

© Ministerio de Fomento