RENFE

Imagen de cabecera del apartado RENFE

Reducción de consumo energético y sustitución por energías limpias

1. Plan de descarbonización

Gases de efecto invernadero

  • Renfe ha reducido su huella de carbono un 56% desde 1990.
  • El Plan Director de Lucha Contra el Cambio Climático de Renfe y ADIF, estima una reducción acumulada de Gases de Efecto Invernadero (GEI) hasta 2030 de 9,9 millones de toneladas en el sector transporte por cambio modal hacia el ferrocarril, medidas de eficiencia energética y descarbonización.

Actuaciones para mejorar la eficiencia energética

  • Las líneas estratégicas que definen el Plan son la gestión de la energía, la eficiencia energética, la descarbonización y la cultura de sensibilización ante distintos grupos de interés dentro y fuera de las organizaciones, recogidas, con un alcance más general, en el Plan de Sostenibilidad y Cambio Climático de las Infraestructuras y el Transporte del Ministerio de Fomento para todas las empresas del Grupo Fomento.
  • El Plan Director contempla 20 medidas y 76 proyectos.
  • La eficiencia energética y la descarbonización progresiva del sistema y la operación ferroviaria cuentan con medidas en esta materia dirigidas a conseguir una reducción acumulada del consumo energético de unos 5.300 GW/h hasta 2030.
  • Toda esta experiencia se incorpora al nuevo Plan Director, que integra en su análisis otras inversiones como el Plan de Material (nuevos trenes) o los Planes de Cercanías anunciados por el Ministerio de Fomento.
  • El Plan también contempla entre sus actuaciones la compra de energía eléctrica verde (con certificados de Garantía de Origen), lo que permitirá la reducción de emisiones acumuladas en más de 7 millones de toneladas de CO2 hasta 2030 en el conjunto de la red gestionada por Adif y sobre la que Renfe opera.

Emisiones, iniciativas para concienciar sobre las emisiones

  • Derivado de las acciones de comunicación con grupos de interés del Plan, Renfe ha comenzado en 2019 a proporcionar a los viajeros de servicios Ave y Avant información sobre su huella de carbono, aportando la comparación con otros modos de transporte competidores como el automóvil o la aviación.
  • La información de la huella de carbono de los viajes se incluye así durante el proceso de compra de billetes y se aportan los datos de las emisiones de CO2 de un viajero en la pantalla final de compra, así como en el correo electrónico de confirmación.
  • Los datos permiten conocer el impacto en términos de carbono de un viaje en tren de Alta Velocidad y su menor huella de carbono con respecto a los modos competidores, poniendo de manifiesto la lucha contra el cambio climático, con el objetivo en un futuro de incluir esta información en el resto de los servicios de viajeros de Renfe.

2. Compra de nuevos trenes OSP (sostenibilidad y ahorro energético)

Sistemas de tracción

  • Todos los trenes serán de tracción eléctrica de última generación, aprovechando al máximo la electrificación de la RED, produciendo 0 emisiones, y con máximos valores de rendimiento (se exigen valores superiores al 95% en la cadena de tracción eléctrica).
  • En la valoración de las ofertas, se da un peso significativo a aquéllas que demuestren valores mínimos de consumo energético, estableciéndose rutas y condiciones concretas para comparar objetivamente todas ellas. Se primará asimismo el empleo de materiales y aleaciones ligeras en la búsqueda de este objetivo.
  • Todos los trenes incorporarán Sistemas de Medición de Energía de acuerdo a los requisitos de ADIF y de la norma EN50463, con el fin de controlar con precisión y desde puesto central la energía consumida y remunerar exactamente por este valor.
  • Todos los trenes incorporarán Sistema de Conducción Eficiente Renfe integrado con los modos de conducción automática, con el fin de maximizar los ahorros energéticos.

Sistemas de freno

  • Todos los trenes están concebidos para aprovechar la energía de frenado, evitando la disipación de la misma. En este sentido, se primará la utilización de freno eléctrico (exigiéndose una capacidad tal que pueda realizarse la explotación normal del tren con este tipo de freno).
  • En su actuación, comenzará recargando las baterías del tren, para continuar actuando por recuperación retornando la energía eléctrica a la catenaria para ser utilizada por el resto de los trenes.

Climatización, aislamiento e iluminación

  • Todos los trenes incorporarán Sistemas de Gestión Inteligente de los caudales de aire de renovación, con previsiones de ahorro energético superiores al 50% en estos sistemas (pues se adaptan a la cantidad exacta de viajeros en cada momento).
  • Todos los trenes contemplan la utilización de fluidos refrigerantes de nueva concepción de menor GWP “global warning potential”, aptos para uso ferroviario, y respetuosos con el medio ambiente, adelantando el cumplimiento del Reglamento (UE) N.º 517/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo del 16 de abril de 2014 sobre Gases fluorados de efecto invernadero.
  • Se exigen valores mínimos en el “Coeficiente de Transmisión Térmica “K”, incluyendo adicionalmente en todos los trenes:
    • ventanas con tratamientos específicos y láminas de control solar minimizando el impacto de las ondas calóricas en el interior del tren.
    • cubierta exterior en color blanco y con tratamiento anticalórico, de modo que se reduzca la transmisión de calor hacia el interior a valores mínimos
  • Todos los trenes incorporarán Iluminación interior tipo LED regulable e inteligente con previsiones de ahorro energético superiores al 75% en estos sistemas (pues son tecnologías eficientes y, además, se adaptan a las necesidades de iluminación concretas en cada momento).

Reciclabilidad, materiales y diseño del tren

  • Todos los proyectos de Trenes estarán concebidos con la clara directriz de no afectar o hacerlo en la mínima expresión al entorno medioambiental.
  • Se valorarán significativamente las ofertas que propongan un mayor grado de compromiso con la responsabilidad medioambiental, exigiéndose valores mínimos de “Tasa de recyclability” y de “Tasa de recoverability” (según norma ISO 22628) del 90 y 95% respectivamente.

3. Energías alternativas

Introducción

  • Renfe practica una política activa de disminución del consumo energético que genera su actividad. Renfe persigue minimizar también los efectos de efecto invernadero y de contaminación local provocados por el consumo de combustible diésel, que todavía es usado en un 12% de los tráficos de Renfe, trabajando en su progresiva sustitución por energías más limpias (Gas Natural Licuado), o libres de contaminación local y efecto invernadero (pila de Hidrógeno).
  • Además, Renfe promueve la compra de energía “verde” y la producción de energías renovables en sus instalaciones.

GNL (Gas Natural Licuado)

  • Por la madurez de su tecnología aplicada al transporte, y la disponibilidad del Gas para su suministro, Renfe trabaja desde 2013 en este tipo de proyectos.
  • En enero de 2018 se puso en marcha la primera experiencia a nivel mundial en un tren de viajeros impulsado con GNL, con la transformación de un tren serie 2600 de ancho métrico que ya circula (en fase de pruebas/prototipo) en la línea Caudal-Aller/Figaredo.
  • De las pruebas realizadas hasta ahora, se extrae que, manteniendo velocidades similares a las de los vehículos diésel, las emisiones se reducen un 45% (kgCO2/km), siendo el coste €/km un 25% menor.
  • En base a esta experiencia, en otoño de 2019 Renfe analizará la conveniencia de poner en servicio una línea de Cercanías 100% GNL, que actualmente es 100% diésel, en lo que sería la primera línea en Europa que pondría en práctica la transición energética del diésel al GNL.

Hidrógeno

  • El hidrógeno (H2) cuenta con las características idóneas para sustituir a los combustibles fósiles empleados actualmente, debido a su elevadísimo poder calorífico, su abundancia en la tierra y la contaminación nula a nivel local y susceptible de llevarse a cero emisiones, en algunas formas de generación, que supone su uso.
  • Durante los años 2009 a 2011, la empresa FEVE (ahora Renfe Ancho Métrico), pilotó un proyecto pionero en el mundo de un vehículo ferroviario/tranviario con un sistema de tracción basado en pila de combustible de hidrógeno, baterías y supercondensadores.
  • En el nuevo Plan de Compra de Trenes de Renfe se ha incluido el Hidrógeno como una de las opciones más versátiles para hibridar la tracción ferroviaria.
  • Se trata de coches técnicos incluidos dentro de las distintas ramas, que permiten complementar la tracción principal en modo eléctrico con otras energías o una combinación inteligente y óptima de entre las llamadas a sustituir aquellas que provocan altos grados de contaminación medioambiental.

Programa de Promoción de Energías Renovables

  • La generación de energía eléctrica en base a renovables se encuentra entre el 35 y 45%, según el año, por lo que disponer para usos ferroviarios de una parte de esa cuota, situaría al ferrocarril en un 73,6% de descarbonización total.
  • Otras posibilidades como la solar térmica o fotovoltaica, o el uso de la energía proveniente del freno regenerativo, son líneas a explorar, especialmente en usos distintos de tracción.
  • Líneas de trabajo incluidas en el Plan Director:
    • Instalación de módulos fotovoltaicos de silicio monocristalino de alta eficiencia, en cubiertas de estaciones, talleres o instalaciones, etc.
    • Aprovechamiento del espacio libre en el techo de los trenes para obtener energía fotovoltaica.
    • Utilización de la energía procedente de freno regenerativo para usos distintos de tracción.
    • Instalación de paneles solares térmicos para climatización de edificios y producción de agua caliente sanitaria en talleres o estaciones.
    • Aprovechamiento de la energía eólica para la generación de electricidad.
    • Empleo de energía geotérmica para la climatización de edificios
    • Incrementar el uso de gas natural como combustible en los edificios, en la sustitución del gasóleo como combustible.

4. Auditorías energéticas

Consumos energéticos (% tracción, % oficinas, % talleres)

  • Renfe ha llevado a cabo durante 2018 una auditoría energética de sus instalaciones, con el objetivo de reducir su consumo energético, así como dar cumplimiento al RD 56/2016.
  • La tracción ferroviaria es responsable de más del 90% del consumo global de Renfe.
  • En concreto, la tracción ferroviaria representa un 93,6% del consumo energético total, siendo la electricidad de tracción la principal fuente de consumo, con más de un 70%.
  • En el 6,4% correspondiente a las instalaciones de Renfe, los talleres suman el 3,43%, las estaciones de Cercanías gestionadas por Renfe un 2,53% y las oficinas un 0,41%.

Cómo hemos aumentado la actividad trenes x viajeros x km y cómo ha evolucionado el consumo energético

  • Desde 2011, Renfe ha incrementado el número de viajeros y mercancías transportados un 15%, mientras que los consumos energéticos de tracción solo crecieron el 1%.
  • Se ha producido una reducción del consumo energético por viajero y tonelada transportada de un 12% en el periodo 2011-2018.
  • Desde 1990, la mejora de la intensidad energética ha sido de un 20%.
  • El 88% del transporte de Renfe se realiza con tracción eléctrica.