Nota metodológica de indicadores de costes de la construcción

Introducción

La rama de actividad Construcción se define como el conjunto de trabajos y recursos destinados por una empresa a la realización de obras de edificación o de ingeniería civil, tanto de nueva construcción como de conservación y mantenimiento, incluyéndose la demolición de inmuebles así como la instalación, montaje y acabado de edificios y obras.

La actividad de las empresas constructoras consiste en la ejecución de un proyecto determinado, sin incluir el valor de los terrenos ni la posterior comercialización del producto terminado que es objeto de la actividad inmobiliaria y no de la construcción.

En la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (C.N.A.E. - 93) esta actividad viene recogida en la división 45 y atiende a la regla general de la C.N.A.E. que considera la actividad como la creación de valor añadido mediante la producción de bienes y servicios interviniendo el trabajo, el capital y las materias primas.

De acuerdo a los datos de la "Encuesta de la Estructura de la Construcción" correspondientes al año 1990, que se considera como base de referencia y ponderaciones para el cálculo de los Indices de Costes de la Construcción, se obtienen las estructuras reflejadas en el cuadro siguiente.

Subir a menú

Elaboración de los índices de precios

El valor de producción presenta variaciones en el tiempo que pueden deberse tanto a alteraciones en los precios de algunos de sus componentes como a variaciones de las cantidades producidas. Conocido el valor a través de las encuestas dirigidas a las empresas constructoras se necesita evaluar los precios de los componentes de la producción para así conocer, de forma implícita, las cantidades producidas.

El objetivo de este índice es disponer de un modelo de precios que permita evaluar el crecimiento experimentado por la rama de actividad Construcción en términos reales. Uno de los sistemas posibles es disponer de índices de precios de los consumos intermedios y de índices de precios del valor añadido.

  1. Índice de precios de los consumos intermedios

    Para evaluar este componente de la producción es preciso conocer, en primer lugar, cuales son los bienes de consumo intermedios utilizados en la actividad constructora. Para ello se dispone de datos procedentes de la "Encuesta de la Estructura de la Construcción" que contiene información del comportamiento de la rama constructora a lo largo de los años. Esta investigación estadística que recoge información de las principales magnitudes de la industria de la construcción recoge, entre otras muchas variables, el "valor de las materias primas, materiales y otros gastos diversos" utilizados en el proceso productivo (ver Anexo 1).

    El proceso productivo de la construcción varía según la tipología de las obras realizadas de donde se deriva una diferente estructura de consumos intermedios según los tipos de obras de edificación e ingeniería civil. La información recogida tiene como base el año 1990. La elección del año 1990 viene condicionada por las normativas y acuerdos comunitarios, a los cuales se ha adaptado el Instituto Nacional de Estadística (I.N.E.) al implantar el nuevo "Indice de precios industriales" (IPRI base 1990) que sustituye al anterior con base en 1974, siguiendo las directrices de la Oficina Estadística de la Comunidad Europea (EUROSTAT).

    Los productos utilizados por la rama construcción enumerados en el Anexo 2, suponen el 78,77 por ciento del total de los consumos. La evolución de los precios de estos productos se conoce a través de las series del nuevo IPRI, base 1990, recogidas en el Anexo 3. A estos índices de precios se les aplica la estructura de ponderaciones de "materiales y consumos diversos" ya aludidos disponiéndose así de tres índices de precios de los consumos de construcción según la tipología de las obras.

    Son índices de Laspeyres:

    índices de Laspeyres

    Siendo Ip las series utilizadas en este indicador procedentes del nuevo IPRI que contiene un número de series i>p y Wp las ponderaciones de los productos por tipología de las obras.

    El IPRI utilizado como deflactor, según las especificaciones metodológicas del INE, presenta como características principales las siguientes:

    • Recoge información de precios salida de fábrica.
    • Se refiere a precios percibidos por los productos vendidos (output), no a precios pagados por los materiales consumidos (input).
    • Se excluye el IVA facturado por el productor al cliente y sí se incluyen otros impuestos sobre el producto netos de subvenciones.
    • Se refiere a precios de productos industriales con exclusión de los servicios.
    • Tiene ámbito nacional.
    • Se excluyen los precios de la construcción pero no así los de materiales utilizados en la construcción.
    • Los productos investigados e incluidos en el índice son los producidos en el interior del país, no los importados.
    • Son índices con ponderaciones fijas para el año base (Laspeyres)

    índices con ponderaciones fijas para el año base (1)

    índices con ponderaciones fijas para el año base (2)

    Para un análisis metodológico más pormenorizado del IPRI puede consultarse la correspondiente monografía técnica elaborada por el INE.

    Los restantes bienes y servicios consumidos por la rama construcción representan un 21,2 por ciento del total. En este porcentaje se incluyen consumos tales como el alquiler de maquinaria con un volumen de gasto de casi un tercio de dicho porcentaje; los gatos bancarios (comisiones, avales, garantías, etc... excepto intereses de préstamos) que suponen menos del 25 por ciento y otros gastos, de cuantía menos relevante como: transportes y comunicaciones, conservación, dietas, publicidad y asistencia técnica completan el 21 por ciento de consumos para los que no dispone de índices de precios directos. En estos bienes y servicios no se tienen en cuenta los gastos en "subcontratas cedidas a terceros" por ser objeto de producción de otras unidades pertenecientes, generalmente, a la misma rama de actividad y que por tanto se deben consolidar.

  2. Índice de precios del valor añadido bruto

    Para deflactar el componente valor añadido es preciso medir los precios de la mano de obra y del excedente empresarial.

    No se dispone, hasta el momento, de un índice de precios que mida la evolución de los precios del excedente empresarial. Por tanto se deflactará sólo una parte del valor añadido, la correspondiente a la remuneraciíon de asalariados o coste de la mano de obra. La evolución de los precios de este componente se conoce a través de las tablas salariales vigentes en los Convenios Colectivos provinciales del sector de Construcción, a partir de los datos de costes laborales obtenidos por el grupo de trabajo creado en el Comité Superior de Precios, órgano dependiente de la Junta Consultiva de Contratación Administrativa del Ministerio de Economía y Hacienda. En el citado grupo de trabajo participan representantes de la Administración y de los Empresarios y cuantifican los costes laborales con el fin de conocer el valor de la mano de obra por provincias, ya que actualmente a efectos de la revisión de precios en los contratos de obras del Estado el componente salarial se evalúa como un porcentaje del índice de precios al consumo.

    El Ministerio de Fomento, hasta 1979, obtenía los índices provinciales de la mano de obra que actualmente continúa elaborando para uso interno del Ministerio. Los índices provinciales se calculan de acuerdo a los parámetros y tablas salariales establecidos en los convenios colectivos de las correspondientes provincias. De las tablas salariales se obtiene el coste total ponderado de toda la plantilla y se calcula dicho coste evaluando los siguientes conceptos retributivos:

    • Remuneraciones salariales: salario base, plus de asistencia, vacaciones y pagas extras, que se ponderan por los días correspondientes a cada tipo de retribución y nivel profesional.
    • Remuneraciones extrasalariales: Actualmente sólo tiene este carácter el plus de transporte, ropas y herramientas, dependiendo de cada Convenio provincial, que también se pondera por días y nivel retributivo.
    • Cotizaciones sociales: Se obtienen al aplicar a los salarios brutos los tipos de cotización vigentes en el período de referencia.

    Estos conceptos se resumen en el cuadro siguiente:

    Parámetros y tabla salarial
    Remuneraciones Parámetros (*)
    Salariales
    Salario base Nº de días al año
    Plus asistencia Nº de días u horas anuales
    Vacaciones Nº de pagas al año (1)
    Pagas extra Nº de pagas al año (2)
    Extrasalariales
    Plus transporte Nº de días u horas anuales
     
    Remuneración bruta

    Cotización s/salarios

    Coste total

    (a)

    Según tipos de cotización vigentes(b)

    (a + b)

    Días laborables: en función de las horas de cada convenio

    (*) Distintos en los cincuenta convenios provinciales

    Las retribuciones salariales se ponderan por niveles o categorías profesionales, de acuerdo a los grupos de cotización a la Seguridad Social que se exponen en el cuadro siguiente:

    Estructura de ponderaciones de las retribuciones salariales por categorías profesionales
    Categorías profesionales Ponderaciones
    II:Titulado superior: arquitecto, ingeniero 1,61
    III: Titulado medio: aparejador, ingeniero técnico 2,49
    IV: Encargado general 2,34
    V: Jefe de administración de 2ª 2,34
    VI: Oficial administrativo de 1ª 6,42
    VII: Capataz 4,59
    VIII: Oficial 1ª de apoyo 22,51
    IX:Oficial 2ª de apoyo 15,30
    X: Ayudante (peón especialista) 13,40
    XI: Peón especialista 9,55
    XII: Peón ordinario 19,55
    TOTAL 100,00

    Teniendo en cuenta tanto el período de vigencia (generalmente un año), como la fecha de entrada en vigor se hace el seguimiento de los costes salariales trimestre a trimestre. Los índices provinciales obtenidos por el procedimiento antes descrito se ponderan por las personas ocupadas en las distintas provincias obtenidas de la Encuesta de Población Activa elaborada por el I.N.E.

    La fórmula aplicada es la de Laspeyres:

    fórmula para cada provincia

    Wjo = Ponderaciones de cada categoría profesional en el año base.

    Para el cálculo nacional (por agregación de los índices provinciales) la fórmula es:

    fórmula para el cálculo nacional

    Wk = Ponderaciones de los ocupados en las cincuenta provincias según la Encuesta de Población Activa.

    Se ha considerado como base de referencia el último trimestre del año 1990 por similitud con la base del IPRI, utilizado por el Ministerio de Fomento para obtener el índice de precios de los consumos intermedios.

  3. Índice de costes de construcción ponderado

    Para obtener el índice global de los costes de construcción se agregan los índices de los consumos intermedios y la mano de obra de acuerdo a la importancia relativa de ambos índices y atendiendo a la tipología de las obras.

    La estructura de ponderaciones se obtiene de la "Encuesta de la Estructura de la Construcción" del año 1990. Para el cálculo de las ponderaciones se dispone de información de las variables "consumos intermedios" y "remuneración de asalariados" de todos los agentes productores contemplados en la encuesta, es decir el sector empresas y el colectivo de autónomos que ejercen la actividad constructora con carácter principal. Los pesos de los costes de la construcción por tipología de las obras se reflejan en el cuadro siguiente:

    Estructura de costes por tipo de obra
    Total construcción Edificación Ingeniería civil
    Consumos intermedios 62,78 63,26 61,31
    Remuneración asalariados 37,22 36,74 38,69
    Total costes construcción 100,00 100,00 100,00

    Los índices parciales de los consumos intermedios y de la mano de obra ponderados según el peso relativo de cada uno de estos componentes permiten obtener el índice global de costes de construcción.

    La fórmula de Laspeyres aplicada en la obtención del índice global se expresa a continuación:

    obtención del índice global

    Todas las series históricas de los diversos índices de costes: consumos intermedios, mano de obra y el índice global por agregación de los anteriores, debidamente ponderados y según tipología de las obras, se han calculado desde el año 1980 hasta el primer trimestre de 1994, siendo la base de referencia y la estructura de ponderaciones el año 1990. Los índices de consumos intermedios se presentan con periodicidad mensual y los de la mano de obra tienen periodicidad trimestral.

Subir a menú

Menú general