La Comisión Permanente de Normas Sismorresistentes fue creada mediante el Decreto 3209/1974 (reorganizada por el Real Decreto 518/1984 y actualizada su composición por la Orden PRE/2004/2013) con objeto de estudiar, elaborar y proponer las normas sismorresistentes aplicadas a los campos de la ingeniería y arquitectura. Asimismo, la Comisión debe ir actualizando periódicamente dichas normas, de acuerdo al avance técnico y a la experiencia adquirida en su aplicación, difundiendo el conocimiento y estudio de la ingeniería sísmica y de la sismicidad. También debe asesorar a los organismos encargados de la protección civil sobre las medidas a tomar para reducir los daños a personas y bienes en caso de catástrofe sísmica.

El objetivo de las normativas sismorresistentes es evitar la pérdida de vidas humanas y reducir el daño y el coste económico que puedan ocasionar los terremotos futuros. Las normas proporcionan unos criterios y recomendaciones, de modo que su aplicación al diseño dote a las estructuras de suficiente sismorresistencia para que las construcciones no sufran daños relevantes ante sacudidas sísmicas pequeñas, puedan resistir sin daños estructurales ante movimientos sísmicos moderados y puedan evitar el colapso ante las sacudidas más fuertes previsibles, con una probabilidad razonable, aunque con posibles daños.

Menú general