Debido a la magnitud de la catástrofe, las Autoridades médicas españolas, holandesas y americanas, así como la Autoridad judicial española, llegaron al acuerdo de que los equipos patológicos actuasen conjuntamente, en los aspectos de identificación, embalsamamiento y posibles autopsias.

No se pudieron realizar las autopsias a la tripulación del K.L.M, por el estado en que se encontraron los cadáveres.

© Ministerio de Fomento