Se pudo comprobar que los pasajeros llevaban los cinturones puestos y que estos resistieron las fuerzas generadas por el impacto. Las heridas que presentaban la mayor parte de los cadáveres, indican que éstas fueron producidas por la parte superior y laterales de la cabina de pasajeros, debido a la posición invertida con que la aeronave colisionó contra el terreno en el último impacto.

Al producirse el incendio instantáneamente con la consiguiente generación de humos tóxicos, es posible que impidiese la supervivencia de algunos pasajeros situados en la zona central del fuselaje.

Los supervivientes, excepto dos que aparentemente salieron por sus propios medios, fueron proyectados fuera de la aeronave. Estos supervivientes se evacuaron inmediatamente por los vehículos de las fuerzas de orden publico, que primero accedieron al lugar del accidente.

Para el rescate de cadáveres hubo que utilizar grúas pesadas para remover los restos de fuselaje en los que hablan quedado aprisionados.

© Ministerio de Fomento