De la Serna supervisa el avance de las obras del tramo Vandellós-Tarragona

Nuevo impulso al Corredor Mediterráneo

  • Con una inversión prevista de 650 millones de euros, incrementará significativamente la capacidad y operatividad del tramo para todo tipo de tráficos en este trayecto y reducirá los tiempos de viaje para los servicios entre Barcelona y Valencia en 30 minutos
  • La circulación en pruebas comenzará en enero de 2018, según ha anunciado hoy el ministro de Fomento
  • Tras su puesta en servicio y la del tramo en tercer hilo entre Vilaseca y Castellbisbal, se licitará la adaptación al ancho estándar
  • Esta propuesta se suma a la decisión de implantar doble vía en ancho internacional entre Castellón y Vandellós

viernes, 2 de junio de 2017

El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, ha visitado hoy las obras de la nueva variante ferroviaria Vandellós-Tarragona del Corredor Mediterráneo.

De la Serna ha supervisado a bordo de un tren laboratorio de Adif el avance de los trabajos de ejecución de la infraestructura y de montaje de la superestructura.

Con una inversión estimada de 650 millones de euros (IVA incluido), la nueva variante generará importantes beneficios para los servicios de viajeros que circulan por el sur de Cataluña y el eje de Levante, fomentando el desarrollo de una zona socioeconómicamente estratégica.

Asimismo, supone una pieza clave para el desarrollo del Corredor Mediterráneo, un proyecto estratégico por su elevado interés socioeconómico al que el Ministerio de Fomento ha destinado hasta la fecha 13.500 M€ de los 17.000 de inversión estimada, presupuestando para 2017 una partida de 715 M€.

De este modo, la puesta en servicio de este tramo, que inicialmente dispondrá de doble vía en ancho ibérico, incrementará significativamente la capacidad y operatividad para todo tipo de tráficos en un tramo equipado actualmente con vía única, lo que supondrá, entre otras ventajas, una reducción de 30 minutos en el tiempo de viaje por ferrocarril entre Barcelona y Valencia.

Además, su entrada en funcionamiento permitirá eliminar el actual trazado en vía única por la zona costera del sur de Tarragona con los consiguientes beneficios de seguridad y permeabilidad del ferrocarril para los municipios y sus ciudadanos.

De acuerdo con el avance de las obras y las previsiones ya comprometidas por el Ministerio de Fomento, en enero de 2018 comenzará la fase de pruebas y homologaciones de la variante de forma previa a su puesta en explotación.

Ancho estándar en el Corredor Mediterráneo

De la Serna ha anunciado que una vez entre en servicio se comenzará a trabajar en su adaptación del tramo Vandellós-Tarragona al ancho estándar.

La implantación del ancho estándar se realizará de forma progresiva en los diferentes tramos del Corredor Mediterráneo, de forma que pasajeros y mercancías puedan transitar por todo el trayecto sin interrupción en ningún momento.

Así, en el tramo Valencia-Castellón donde en estos momentos la vía en tercer hilo se encuentra en fase de pruebas, una vez que entre en servicio, comenzarán las obras para incluir el tercer hilo en la otra vía de ancho ibérico. A esto se añadirá la ejecución en ancho internacional del trayecto Castellón- Vandellós y Vandellós-Tarragona, una vez que entren en servicio las dos vías con tercer hilo en el tramo Vilaseca-Castellbisbal.

Financiación europea

En el periodo 2007-2013 el tramo Vandellós-Tarragona recibió 21,3 millones de euros de cofinanciación a través de las ayudas RTE-T (Redes Transeuropeas de Transporte) y en el periodo 2014-2020 va a ser cofinanciado con 44,4 millones de euros por el Mecanismo “Conectar Europa” (CEF).

“Una manera de hacer Europa”

Características del tramo Vandellós-Tarragona

El nuevo trazado, apto para alta velocidad y tráfico mixto, conectará el Corredor Mediterráneo desde Vandellós con la Línea de Alta Velocidad Madrid-Barcelona-frontera francesa y con la línea de ancho convencional Tarragona-Reus.

Tiene una longitud de 65,2 km (incluyendo los ramales de conexión), y sus principales infraestructuras son el túnel de Los Rojales, de 1.910 m, y viaductos que suman una longitud superior a 9,1 km, entre los que destacan el de Cambrils, de 746 m, y el del Francolí, de 3.485 m. También incluye las nuevas de estaciones de L’Hospitalet-Mont-roig y Cambrils-Salou, y el Puesto de Adelantamiento y Estacionamiento de Trenes (PAET) de Rifá, para el apartado de trenes de hasta 750 metros.

La velocidad máxima de la línea será de 200 km/h, tanto para la zona de ancho ibérico como para la zona de ancho estándar.

La nueva variante ferroviaria estará dotada de aproximadamente 35,3 km de longitud de doble vía en ancho ibérico entre Vandellós y La Boella, donde se dispondrán dos cambiadores de ancho para la conexión en vía doble en ancho estándar con la Línea de Alta Velocidad Madrid-Barcelona-frontera francesa. Desde los cambiadores de La Boella hasta la estación de Camp de Tarragona, el trayecto cuenta con doble vía de ancho estándar de aproximadamente 11,5 km de longitud.

La superestructura de vía cuenta con traviesas y aparatos de vía polivalentes (aptas para dos anchos), y carril UIC de 60 kg/m. También se contemplan medidas reductoras de ruidos y vientos y para la protección de aves y fauna terrestre. Asimismo, se instalarán vallas antivandálicas para proteger la plataforma ferroviaria.

Por su parte, el sistema de electrificación dispondrá de una alimentación de 2x25 kV en corriente alterna en el tramo de ancho estándar (entre Perafort y los cambiadores de La Boella), y de 3 kV en corriente continua en el trayecto de ancho ibérico (desde los cambiadores de ancho hasta Vandellós). La alimentación a estos sistemas se realizará mediante dos subestaciones móviles situadas en Mont-roig del Camp y Vila-seca y la ya existente en Vandellós.

El sistema de señalización será el ERTMS en su nivel 1 y ASFA en el tramo Vandellós-Cambiador de La Boella y de ERTMS (niveles 1 y 2) en el trayecto en ancho UIC desde La Boella hasta Camp de Tarragona. Por otro lado, se instalarán nuevos enclavamientos electrónicos y se adaptarán los existentes para la conexión de las nuevas líneas.

La variante estará dotada de nuevas redes de comunicaciones fijas y móviles (GSM-R para los tramos de ancho estándar y Tren-Tierra en los tramos de ancho ibérico).

Los sistemas del CRC de Alta Velocidad de Zaragoza y de los CTC de ancho convencional de Valencia Fuente de San Luís y Barcelona Francia serán ampliados y modificados para teledirigir las nuevas instalaciones, así como para contemplar las adaptaciones en los equipamientos existentes.

Además, se instalarán otros dispositivos auxiliares como detectores de caída de objetos, de impactos verticales, de objetos arrastrados, de exceso de gálibo, de comportamiento dinámico del pantógrafo y de cajas calientes. Por último, el túnel de Los Rojales estará equipado de instalaciones de protección civil y seguridad como señalización de emergencia e iluminación, sistemas de protección y alarma contra incendios, ventilación de presurización en la salida de emergencia, equipos de radio, CCTV antiintrusión y sistemas de protección física, entre otras.

Actualmente, se encuentran finalizadas las obras de plataforma y de los dos cambiadores de ancho, y están en ejecución los trabajos de montaje de vía, catenaria e instalaciones de seguridad y comunicaciones, así como la obra civil para la salida de emergencia del túnel de Los Rojales.

Por lo que respecta a las estaciones, en Cambrils-Salou se ha finalizado la construcción del edificio de viajeros, andenes, marquesinas y urbanización exterior, y se está trabajando en las instalaciones y acabados. En L'Hospitalet-Mont-roig se ha ejecutado la estructura metálica, el forjado y los muros de andén, estando en construcción la tabiquería exterior y la aplicación de mortero.

Categorias asociadas

Menú general