Fomento licita por 24,4 M€ las obras del Enlace de Vidreres en la autovía A-2

Plan N-II, en Girona.

  • Mejorará la funcionalidad del enlace, sobre todo la conexión desde Barcelona por la AP-7 hacia la A-2, sentido Girona

viernes, 8 de enero de 2016

El Ministerio de Fomento, según publica hoy el Boletín Oficial del Estado, ha licitado, a través de la Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre (SEITT), el contrato para la ejecución de las obras del Enlace de Vidreres en la A-2, en Girona. El presupuesto de licitación de las obras, IVA incluido, asciende a 24.428.629 euros.

Esta actuación se enmarca dentro del Plan N-II del Ministerio de Fomento para la mejora del corredor formado por la autopista AP-7 y la carretera N-II a su paso por Girona.

En el entorno de Vidreres se conectan actualmente la carretera N-II y la autovía autonómica C-35 de Maçanet de la Selva a Palafrugell por medio de un enlace con forma de trébol. La N-II conecta con la AP-7 a través de este enlace y de un pequeño tramo de la C-35.

Debido a la transformación de la N-II en la autovía A-2 en esta zona (actualmente en ejecución el tramo Maçanet – Sils) es necesario remodelar el enlace de Vidreres para aumentar sus prestaciones, en especial en el movimiento desde Barcelona por la AP-7 hacia la autovía A-2 sentido Girona. Para ello se sustituirá el ramal actual en forma de lazo, donde los vehículos deben girar 270º con un radio reducido, por un ramal semi-directo con trazado más amplio que permite mayor velocidad y aumenta la capacidad.

Además de ello, en este proyecto se diseña un nuevo enlace al sur del enlace de Vidreres, denominado de Can Cartellà. Entre ambos se construirá un nuevo trazado para la N-II que mejora las características del actual mediante el empleo de curvas de radio más amplio. La antigua N-II quedará como vía de servicio al Oeste del nuevo trazado para la N-II. También se construirá una vía de servicio al Este del nuevo trazado de la N-II. De esta forma se eliminan los accesos directos de caminos y propiedades colindantes a la carretera, reordenándolos en estas vías de servicio, lo que incrementará la seguridad vial.

Ambas vías de servicio, al Este y Oeste del nuevo trazado de la N-II entre los enlaces de Vidreres y Can Cartellà, tendrán continuidad tanto hacia el Norte en el tramo de la autovía A-2 entre Maçanet y Sils, actualmente en ejecución, como hacia el Sur en el proyecto de acondicionamiento de la N-II entre Tordera y Maçanet de la Selva, actualmente en redacción.

Además se proyecta una nueva glorieta en la C-35, junto a las playas de las cabinas de peaje por las que se accede a la autopista AP-7.

Características técnicas

La N-II estará dotada de una calzada de 7,0 m (1 carril de 3,5 m por sentido), arcenes de 2,5 m, bermas de 1,1 m y cunetas de seguridad en desmonte de 1,5 m.

Las vías de servicio constarán de una calzada de 7,0 m de anchura (1 carril de 3,5 m por sentido), arcenes de 1,5 m, y bermas de 1,1 m.

La nueva glorieta en la C-35 estará formada por una calzada anular de 8,0 m que permitirá albergar 2 carriles, arcén exterior de 1,0 m e interior de 1,0 m.

Será necesaria la construcción de 10 estructuras:

  • 3 pasos superiores, formados por tableros de losa de hormigón pretensado. Uno de ellos permitirá constituir el enlace de Can Cartellà y los otros dos el nuevo ramal semi-directo en el enlace de Vidreres.
  • 2 pasos inferiores que permitirán el paso de las dos vías de servicio por debajo de la autovía C-35.
  • 5 muros, fundamentalmente para minimizar la ocupación de la infraestructura y así evitar afecciones a las edificaciones colindantes.

Categorias asociadas

Menú general