El origen del Programa de Mejores Prácticas y Liderazgo Local de Naciones Unidas, se remonta a la preparación de la II Conferencia para los Asentamientos Humanos celebrada en Estambul en 1996. Durante su preparación, se celebró un encuentro internacional en Dubai, donde se adoptó la llamada "Declaración de Dubai", en la que se establecieron los criterios para la consideración de una actuación como Buena Practica:

  • Tener un Impacto demostrable y tangible en la mejora de las condiciones de vida de las personas.
  • Ser el resultado del trabajo conjunto entre los diferentes sectores que actúan y viven en la ciudad: la administración, los ciudadanos a través de sus asociaciones, el sector privado en general.
  • Ser social, cultural, económica y ambientalmente sostenibles y duraderas.
  • Contribuir al fortalecimiento de la comunidad y de su capacidad de organización.
  • Prestar especial atención a la resolución de los problemas de exclusión social ya sea de genero, cultural, étnica o económica.

Una vez transcurrida la conferencia de Estambul, el Centro de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (Hábitat) creó el Programa de Mejores Prácticas y Liderazgo Local de Naciones Unidas, con el objetivo de promover políticas y estrategias efectivas para el desarrollo sostenible de los asentamientos humanos mediante la transmisión de información y conocimientos sobre experiencias y soluciones de eficacia probada.

Como instrumentos para conseguir dicho objetivo, el Programa se basa fundamentalmente en dos iniciativas:

  • Premio Internacional de Dubai que se institucionaliza con una periodicidad bienal como instrumento para identificar e incentivar las experiencias.
  • Base de Datos de Buenas Prácticas publicada en Internet.
  • El Comité Hábitat español decidió sumarse a este Programa, creando un Grupo de Trabajo dedicado especialmente al tema.
© Ministerio de Fomento