Resumen

Este informe evalúa los déficit existentes en relación con la oferta y la demanda de capacidades técnicas y profesionales necesarias para desarrollar comunidades sostenibles. El estudio ha incluido: una encuesta on-line a 146 organizaciones implicadas en el desarrollo de comunidades sostenibles para identificar su percepción sobre los déficit actuales y sobre las demandas previsibles; una encuesta on-line a 763 miembros de estas organizaciones para conocer sus percepciones personales sobre el tema; estudios de caso sobre organizaciones y proyectos específicos de desarrollo de comunidades sostenibles para establecer su carga de trabajo, sus déficit en términos de capacitación, así como los temas cruciales; y, por último, un ejercicio de modelización para pronosticar la escala de los déficit en el mercado laboral.

Las comunidades sostenibles ofrecen un equilibrio y una integración de los aspectos sociales, económicos y ambientales de un lugar para cubrir las necesidades de sus residentes actuales y futuros. Las comunidades sostenibles son diversas, reflejo de las circunstancias locales, pero comparten características comunes, ofreciendo a las personas:

  • Una vivienda digna y asequible
  • Una comunidad en la que deseen vivir y trabajar
  • La oportunidad de desarrollar sus aptitudes e intereses
  • Acceso a un empleo y a servicios de calidad
  • La oportunidad de comprometerse con su comunidad para crear algo nuevo

Principales descubrimientos

Las organizaciones necesitan personal técnico cualificado con una cierta diversidad de capacitaciones para desarrollar comunidades sostenibles. Estas habilidades genéricas incluyen gestión de proyectos, comunicación y liderazgo. La investigación llevada a cabo en este estudio, junto a otra información ya disponible, muestra que aunque hay un número significativo de personas muy cualificadas y muy comprometidas trabajando en todas las áreas relacionadas con este tema, también existen ciertos déficit en determinados ámbitos del sector, preocupación en torno a determinadas habilidades, así como un reconocimiento de la falta de habilidades genéricas en numerosas áreas.

El desarrollo de comunidades sostenibles requiere un equilibrio y un compromiso para crear proyectos ilusionantes al tiempo que viables. Los mejores proyectos son el resultado de un compromiso integral de todos los profesionales participantes, trabajando conjuntamente para encontrar soluciones y, en ocasiones, renunciando en parte a sus propios objetivos personales.

La investigación muestra que las personas cualificadas constituyen un elemento central en el desarrollo de comunidades sostenibles, pero que otros factores juegan también un papel significativo, incluyendo la presión sobre los recursos, la gestión del riesgo y la cultura organizativa; en este sentido resulta especialmente relevante aprovechar la oportunidad del trabajo multidisciplinar para mejorar la comprensión mutua.

Cierto número de factores apuntan a la frecuente utilización, cada vez mayor, de los servicios de consultores externos para asumir funciones propias o asociadas al sector público. Esta tendencia pone sobre la mesa una serie de cuestiones, incluyendo la necesidad de que los funcionarios públicos cuenten con la cualificación necesaria para gestionar adecuadamente a los contratistas privados.

Profesionales necesarios para desarrollar comunidades sostenibles

Aquellos que están más implicados y más se identifican con la agenda de las comunidades sostenibles tienden a situarse en primera línea: redactores de planeamiento (aunque no los supervisores de su ejecución); profesionales encargados con la regeneración urbana; funcionarios de vivienda y servicios sociales; y profesionales relacionados con el desarrollo vecinal y comunitario.

Hay algunos profesionales cuyas habilidades resultan esenciales, pero que por lo general no muestran un compromiso con la tarea, como es el caso de los consultores. El problema no reside en este caso tanto en una escasez de profesionales como en el fracaso de enfocar y aplicar sus conocimientos, así como desafiar sus prejuicios. Este problema se relaciona con otro de mayor envergadura: muy a menudo los individuos y las organizaciones no tienen claro que conocimientos y habilidades son los que necesitan para llevar a cabo sus proyectos.

A pesar de aceptar los objetivos generales, las personas tienden a centrarse específicamente en su propia área de trabajo, perdiendo de vista en ocasiones los objetivos y las actividades del resto de participantes. Esto dificulta el establecimiento de una visión estratégica y un compromiso efectivo e impide la incorporación de aportaciones que podrían ser valiosas para el conjunto del sector.

Texto completo: Mind the Skills Gap. The skills we need for sustainable communities (PDF, 102 páginas)

Menú general