En torno al 80% de la población de la Unión Europea reside en áreas urbanas, donde las consecuencias de los actuales desafíos ambientales, sociales y económicos se hacen más visibles. Las pequeñas y grandes ciudades europeas se enfrentan a una compleja serie de impactos y tensiones que demandan el uso de enfoques más sofisticados e integrados en la planificación y la gestión. Para encontrar soluciones a estos retos se requiere el compromiso y el trabajo coordinado de una amplia comunidad de investigadores.

Investigación europea en sostenibilidad urbana

Más de la mitad de la población mundial reside en áreas urbanas, cifra que se prevé que pasará de 3.300 millones a casi 5.000 millones de aquí a 2030. Este crecimiento urbano sin precedentes implica riesgos importantes e inmensos retos socio-políticos, pero también ofrece un potencial significativo para el diseño de soluciones innovadoras de largo alcance. Debe fomentarse económica, social y ecológicamente el desarrollo de áreas urbanas sostenibles, lo que implica que las ciudades en su conjunto deben ser sostenibles, cubriendo las necesidades de la generación actual sin poner en riesgo la capacidad de las generaciones futuras para cubrir sus necesidades.

La funcionalidad de las ciudades constituye un prerrequisitos para el desarrollo económico de cualquier país y un factor clave para el bienestar de la sociedad. La convivencia de grandes poblaciones en asentamientos de alta densidad requiere una organización que permita:

  • garantizar la habitabilidad de la ciudad;
  • mantener la eficiencia de las redes de transporte;
  • evitar los problemas ambientales;
  • minimizar el consumo de recursos y la generación de residuos;
  • garantizar el acceso universal a los servicios de distribución de agua y energía.

¿Cuáles son los modelos y los principios más adecuados para alcanzar estos objetivos?

En comparación con otros modelos de ciudad, la ciudad europea presenta diversas ventajas basadas en la compacidad, la estructura funcional, el sentido de ciudadanía y las comparativamente buenas precondiciones para el desarrollo sostenible. Estos valores compartidos, sobre los que existe un amplio consenso, constituyen una buena base sobre la que empezar a trabajar.

Las ciudades sostenibles necesitan inversiones: inversiones financieras, pero también compromiso cívico y político, así como un aporte de conocimiento, para contener los múltiples problemas y peligros a los que deben hacer frente. Por ello la investigación en sostenibilidad urbana constituye un elemento importante, ya que se ha convertido en un proveedor indispensable de conocimiento básico y aplicado adecuado para ofrecer soluciones a los problemas de desarrollo urbano.

Cada vez nos encontramos con más problemas urbanos que no se encuentran confinados en las fronteras nacionales. Desafortunadamente, hasta ahora, la investigación integrada a nivel europeo en sostenibilidad urbana recibía poca atención y se encontraba fragmentada. URBAN-NET propone la adopción de un enfoque más pan-europeo para la investigación y las políticas urbanas con un mayor énfasis en la cooperación transnacional en el ámbito de la investigación.

El Marco Estratégico de Investigación constituye la culminación de los esfuerzos realizados por URBAN-NET, sobre la base de la cooperación entre las distintas entidades y socios del proyecto, para analizar los programas nacionales y regionales de investigación urbana existentes en los distintos países miembros y candidatos, con el objetivo final de elaborar lo que consideramos constituye una agenda coherente para promover las iniciativas conjuntas en investigación urbana a nivel europeo e internacional.

Un marco para la investigación europea

Los avances pan-europeos necesitan una investigación estratégica adecuadamente enfocada que se enfrente a los desafíos actuales y futuros. Este marco promueve un modelo de ciudad sostenible centrando su foco de atención en aquellas necesidades y actividades de investigación que en el futuro podrán estimular la planificación, financiación, desarrollo, difusión y aplicación de la investigación entre agentes de todos los niveles, incluyendo agentes locales, regionales, nacionales, transnacionales y europeos.

A través de un proceso en el que han participado de forma intensiva todos los socios del proyecto, se han identificado cuatro áreas prioritarias de investigación, a partir de un catálogo inicial de 15 ámbitos de actuación e investigación.

Campos de actuación para la investigación en desarrollo urbano sostenible

  • Liderazgo y gestión urbana integrada
  • Gestión sostenible de los usos del suelo en las regiones urbanas
  • Cambio climático en el contexto urbano
  • Salud, calidad de vida y espacio público
  • Proximidad, accesibilidad, transporte y movilidad
  • Estabilidad social y barrios vulnerables
  • Eficiencia energética y gestión de las infraestructuras
  • Competitividad urbana y adaptación a la globalización
  • Gestión ambiental y conductas sociales
  • Cambios demográficos, oportunidades y consecuencias para las ciudades
  • Movimientos migratorios y diversidad como desafío y oportunidad
  • Patrimonio, identidad, cultura, turismo y marketing urbano
  • Ciudades menguantes
  • Localizaciones comerciales y áreas centralizadas de suministro
  • Vivienda y diseño urbano en ciudades altamente diferenciadas.

El Marco Estratégico de Investigación en el campo de la Sostenibilidad Urbana es un producto clave del proyecto URBAN-NET, que seguiremos promoviendo para su aceptación como agenda reconocida de la investigación integrada en el ámbito de la sostenibilidad urbana en Europa.

Menú general