Se espera que el turismo en Europa se desplace hacia el norte como consecuencia del cambio climático.

Se prevé que un aumento en la temperatura global golpee fuertemente las zonas urbanas, especialmente en el sur de Europa. Por el contrario, se espera que el turismo de verano e invierno en el norte de Europa se beneficie del cambio climático. El turismo es sensible al clima, pero tiene también un efecto sobre el cambio climático, a través de las emisiones de CO2. ¿Cómo afectarán estos cambios a las economías, la vida cotidiana y el medio ambiente en las ciudades europeas? Esta cuestión se aborda en este proyecto interdisciplinar, con una investigación transnacional, que cuenta con investigadores de Suecia, Turquía y Portugal.

El objetivo es investigar las actitudes de las personas, la conciencia, las emociones y conductas en relación con las consecuencias previsibles del cambio climático. Los participantes son turistas, responsables de las tomas de decisiones y partes implicadas en la industria del turismo y el urbanismo. ¿Por qué se relacionan los actores del turismo con el cambio climático? El turismo es permeable tanto a los factores coyunturales – como las crisis económicas, atentados terroristas o las fluctuaciones de los precios de los combustibles -, como a factores a largo plazo, cambios estructurales profundos, como las transformaciones que pudieran derivarse del cambio climático. Siendo uno de los mayores sectores de la economía, parece razonable que se preste mucha atención a los factores que podrían influir en las tendencias de la industria del turismo y del planeamiento urbano.

El turismo urbano europeo ha aumentado significativamente en los últimos 30 años. Según un informe de la Comisión Europea del año 2000, el turismo juega un papel estratégico en el planeamiento urbano. Las áreas urbanas tienen la necesidad de satisfacer las crecientes expectativas de los turistas, del desarrollo urbano y del bienestar de los ciudadanos. El contenido del proyecto es motivo de gran preocupación para el conjunto de Europa. Los países europeos deben cooperar con el fin de mitigar y adaptarse a los efectos del cambio climático. Debido a la elección de los equipos de investigación desde el norte, suroeste y sureste de Europa, el proyecto incorpora diferentes áreas geográficas y climáticas, así como distintos mercados turísticos.

Los estudios previos sobre el turismo y el clima han hecho hincapié en la necesidad de una perspectiva de investigación interdisciplinar, debido a la complejidad de las cuestiones relacionadas con el clima turístico. Los investigadores de este proyecto provienen de disciplinas académicas como la climatología urbana, geografía del turismo, psicología y planeamiento urbano y territorial.

Cambio climático, ciudades y salud

El aumento previsto de la temperatura dará lugar a mayores olas de calor, especialmente en las ciudades. La temperatura del aire en las ciudades puede crecer entre 1 y 12 º C en las zonas rurales circundantes, debido a la densidad y estructura de los edificios, así como a las infraestructuras, la combustión de combustibles para el transporte, el calor antropogénico de los humanos y sus actividades y el calor residual de las máquinas (por ejemplo, el aire acondicionado). El uso masivo del aire acondicionado durante las olas de calor puede desembocar en un exceso de calor urbano. La falta de refrigeración en las ciudades europeas durante la ola de calor de 2003, sin embargo, fue una de las razones por las que aumentó el número de muertes relacionadas con el calor.

Los efectos potenciales sobre la salud debidos al intenso estrés térmico, se han acentuado en los últimos años. En Gotemburgo, por ejemplo, el número de horas de fuerte e intenso estrés térmico se triplicarán, pasando de un promedio de 50 horas a 150 horas al año si el aumento de la temperatura del aire es de 2,8 ° C. Según un informe del gobierno sueco, se espera que las muertes relacionadas con el calor debido al cambio climático, cuesten a Suecia de 50.000 a 70.000 millones de euros entre 2011 y 2100. En Lisboa, se prevé que aumente la mortalidad en más de un 30% por cada grado centígrado de aumento en la temperatura del aire por encima de los 34 º C. Se espera que las temperaturas de verano de Antalya, en Turquía, aumenten en 4 ° C para el año 2080, y que las precipitaciones disminuyan en 200 mm con inviernos y veranos más cálidos y una mayor frecuencia de olas de calor.

El turismo en tres países europeos

El tiempo es un factor importante para las actividades al aire libre, así como de las percepciones relacionadas con el lugar y las emociones. Las estimaciones de la literatura científica internacional estiman que el aumento de la temperatura y otros factores climáticos afecten negativamente a la demanda turística en el sur de Europa y en la región mediterránea, especialmente en verano, y conduzcan a un cambio en la estacionalidad de las actividades turísticas. Los veranos serán, muy probablemente, más cálidos y más largo en toda Europa, mientras que los inviernos serán más suaves y más cortos. Los efectos del cambio climático serán diferentes en los diferentes destinos. El estrés térmico será más grave en el sur que en el norte y los turistas buscarán actividades relacionadas con el clima en diferentes latitudes. A medida que el proyecto avance, analizaremos las conexiones entre las características del destino y el comportamiento de los encuestados, así como sus preocupaciones en relación con las consecuencias del cambio climático local y global.

Destino de los casos de estudios

Lisboa, Portugal

El clima de Lisboa es mediterráneo, con un verano cálido y seco, y precipitaciones máximas entre octubre y abril. Unas temperaturas agradables caracterizan la climatología, gracias a factores geográficos regionales, tales como la latitud y la proximidad al Océano Atlántico. En el sitio web oficial de turismo a nivel nacional (Visit Portugal), el país en su conjunto ha adoptado el eslogan de ” La Europa Occidental Costera”, mientras que Lisboa se retrata con referencias a su historia de la navegación. Se presenta como una ciudad que “siempre está preparada para dar la bienvenida a nuevos visitantes y una calurosa despedida a los que se marchan”.

La demanda turística en Lisboa ha ido creciendo cada vez más en las últimas dos décadas y sitúa a Lisboa como el segundo destino turístico más importante de Portugal. El patrimonio natural existente puede, en gran medida, explicar el atractivo para los turistas, como por ejemplo las dos líneas de costa soleada – Estoril y Arrábida – que están protegidos de los frecuentes vientos del norte y del noroeste. Un gran número de iniciativas y la celebración de varios eventos desde la década de 1990 (Capital Europea de la Cultura en 1994, la Expo 98, la Eurocopa de 2004) han servido para mejorar la imagen internacional de Lisboa, que se está convirtiendo en un destino cada vez más atractivo como ciudad de “escapada de fin de semana”.

El típico turista viaja a Lisboa a través de una agencia de viajes, tiene entre 36 a 55 años y tiene un alto nivel formativo. Entre todas las diferentes regiones del país, Lisboa es la que atrae a la demanda internacional más diversa, y ofrece la mayor variedad de actividades turísticas, a pesar de ser un área geográfica más reducida. Tiene playas de arena blanca, todo tipo de deportes acuáticos -y terrestres – incluyendo numerosos campos de golf, instalaciones recreativas, arquitectura variada y rico patrimonio cultural, como monumentos de estilo manuelino (gótico tardío portugués), gastronomía y áreas comerciales.

Además, Lisboa se ha consolidado como uno de los principales destinos de Europa en la organización de conferencias y congresos, gracias a la inversión en infraestructuras. Según la Asociación de Congresos y Convenciones Internacionales (ICCA), Lisboa fue el octavo destino más popular para la celebración de congresos en 2004, y el sexto de Europa.

La Región de Gotemburgo, Suecia

Gotemburgo, que es la segunda ciudad más grande de Suecia con 500.000 habitantes, está situada en la costa occidental sueca. El clima es más suave de lo esperado gracias a la influencia de las Corrientes del Golfo. El clima de Gotemburgo se describe generalmente como templado y marítimo. Los veranos son cálidos, y a pesar de que los inviernos pueden ser muy fríos, con heladas y nieve, la ciudad tiene mucho que ofrecer a los turistas, independientemente de la época del año. En 2008, los turistas nacionales representaron el 77% del total de las pernoctaciones. Alemania, Noruega y Dinamarca suponen el 40% de las pernoctaciones extranjeras.

Gotemburgo está inmersa en un proceso de transformación de un puerto industrial en una instalación deportiva cultural contemporánea e internacional. La ciudad abrió un nuevo palacio de la ópera en 1994 y ha reorganizado algunos de sus museos. Según la guía local oficial de Gotemburgo y el Oeste de Suecia (Göteborg & Co), el cambio más sorprendente en la ciudad está en sus restaurantes y otros lugares de tapas, que han dado a la ciudad una reputación internacional por su cocina innovadora, con productos locales, principalmente de pescado y marisco del Atlántico Norte. Gotemburgo cuenta con varios restaurantes en la Guía Michelin.

Gotemburgo es también una puerta de entrada al archipiélago occidental, de fácil acceso en barco desde la ciudad. Su proximidad al mar y otros ambientes naturales se aprovechan por parte de organizaciones, como “Visit Sweden”, para promocionar el turismo urbano. Gotemburgo se está convirtiendo en uno de los lugares más importantes de Europa para la celebración de eventos y congresos, incluyendo los Campeonatos Mundiales y Europeos de Atletismo y la “Volvo Ocean Race”.

En 2007, “Göteborg & Co” recibió el premio “European Cities Tourism Awards” por parte de la Organización Europea de Marketing de Ciudades (ECM), en la categoría “Ciudad Europea del año en organización de turismo”. Göteborg & Co fue ganadora por unanimidad, ya que fue considerada como un excelente ejemplo de cooperación real, planificada y a largo plazo, entre todas las partes implicadas, tanto del sector público como privado.

El Área de Antalya, Turquía

La región de Antalya cuenta con un clima típico mediterráneo con veranos cálidos y sin lluvias y un clima moderadamente cálido, aunque con algunas lluvias, durante el resto del año (aproximadamente 300 días de sol al año). La temperatura media anual es de 18.7 ° C con temperaturas bajo cero en raras ocasiones. La elevada humedad, combinada con la falta de vientos del norte, puede provocar veranos más cálidos, aunque la brisa del mar y los vientos del noreste ayuden a mantener unas temperaturas más soportables.

Antalya ha sido el principal destino turístico en Turquía desde principios de la década de 1980 y es la zona turística más densa y mejor conectada globalmente del país, con el mayor número de visitantes extranjeros (48,9%) y el mayor porcentaje (60%) de inversión en turismo. Es la segunda provincia más atractiva de Turquía para las empresas extranjeras. Los países que más invierten en Antalya son principalmente los que también contribuyen con la mayoría de los visitantes a la zona. Estas dos características indican que Antalya es extremadamente vulnerable a los cambios en las preferencias de los consumidores.

El sitio web de turismo de Turquía retrata el rico patrimonio cultural de Antalya, las mansiones otomanas de madera que se están restaurando para convertirse en hoteles-boutique, las calles estrechas del casco antiguo, el museo arqueológico y la mezquita Yivli Minare, construida por los selyúcidas en el siglo XIII. El escenario natural también es importante, ya que cuenta con paisajes de montaña, cascadas, playas doradas y la estación de esquí Saklikent, a tan sólo 50 km del centro de la ciudad. Se presentan también las futuras instalaciones para realización de conferencias.

Antalya es un importante centro turístico, que proporciona elementos atractores para una amplia gama de intereses, tales como el turismo de “Sol y Playa” o el turismo deportivo, donde las inversiones en campos de golf están a punto de cambiar el perfil de la ciudad. Las zonas ricas en patrimonio cultural satisfacen las necesidades del turismo cultural, mientras que las zonas de montaña del interior atienden los intereses de los excursionistas y escaladores, y la naturaleza virgen ofrece atractivos a los turistas ecológicos. El turismo de masas sigue siendo popular, pero el turismo cultural, deportivo y negocios – menos sensibles al clima – está ganando terreno.

Resultados preliminares

Una expectativa realista de este proyecto bianual es, en primer lugar, identificar las cuestiones relacionadas con la investigación entre los tres países asociados En segundo lugar, la expectativa es proporcionar una base de datos sobre el turismo urbano y el cambio climático que se podría utilizar para futuros análisis de investigación, recomendaciones y desarrollo de estrategias sobre el turismo urbano en toda Europa. Los grupos destinatarios de los conocimientos generados por el proyecto son los aprofesionales del planeamiento urbano y el turismo, e investigadores de diferentes disciplinas. El objetivo es proporcionar una base de conocimientos que se pueda utilizar para la planificación estratégica a fin de responder de forma sostenible a las nuevas circunstancias. La gestión sostenible del turismo urbano debe fomentar la evolución tanto de la ciudad como de la economía, en armonía con las necesidades ambientales. En primer lugar se representó la estructura de toma de decisiones para el sector turístico en cada uno de los tres países, para identificar las diferencias y similitudes en la aplicación de políticas y conocimiento entre los agentes implicados en el sector turístico. A continuación, se realizaron entrevistas a los responsables políticos, empresarios de la industria del turismo y los investigadores del turismo, para poder comprender sus reacciones ante el cambio climático. Los turistas también fueron entrevistados para investigar sus conocimientos e inquietudes. Las estructuras de toma de decisiones se investigaron a nivel nacional y los turistas y empresarios del turismo fueron entrevistados para el área de casos de estudio.

Esfuerzos organizativos y políticos

Las cuestiones turísticas no pueden disociarse del desarrollo nacional en ninguna de las áreas de los casos de estudio o los países en los que se encuentran. Las políticas y estrategias para la protección del medio ambiente, el patrimonio cultural, el planeamiento y la construcción suelen ser factores fundamentales tanto para las restricciones como para las oportunidades en la industria turística.

Portugal

El turismo es un sector transversal clave para la economía portuguesa, que involucra una gran variedad de servicios e implica muchas otras actividades económicas y ámbitos políticos. Su importancia económica se ha incrementado en los últimos años, representando el 11% del PIB en 2004. Además de estimular el crecimiento, el turismo juega un papel importante en la creación de empleo (el sector turístico empleaba al 10,2% de la población activa en 2004). El turismo también es considerado una importante fuerza motriz para impulsar el desarrollo, mediante la creación de infraestructuras o proporcionando nuevas actividades económicas en las zonas sometidas a la desindustrialización o la regeneración urbana.

La toma de decisiones está, en gran medida, a cargo de los miembros del gobierno responsables del área de turismo y de su órgano administrativo, “Turismo de Portugal”. Los actores públicos locales y el sector empresarial tienen así mecanismos para expresar sus intereses y participar. Durante la reestructuración y la creación de instituciones, “Turismo de Portugal”, la Asociación Nacional de Regiones Turísticas y la Confederación de Turismo de Portugal tuvieron la oportunidad de exponer su posición.

Cada materia conlleva diferentes conjuntos de relaciones entre las partes implicadas. Por ejemplo, en la promoción del turismo, cada tres años (y con revisiones anuales) se define una estrategia para Portugal como destino turístico por parte de “Turismo de Portugal”, con el apoyo de las siete Agencias Regionales de Promoción Turística (ARPT). Se busca el asesoramiento por parte de los creadores de opinión sobre el mercado y de los representantes económicos portugueses en el extranjero y se evalúan los resultados de las anteriores estrategias anuales.

“Turismo de Portugal” está participando en un grupo de expertos sobre el cambio climático, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Desarrollo Regional. Hasta ahora, ninguno de los documentos presentados para la promoción del turismo, expresa su preocupación ni se han formulado políticas para hacer frente al cambio climático.

Turquía

Los actores relacionados con el desarrollo turístico de Turquía son el gobierno central, los gobiernos locales, instituciones semi-gubernamentales y no gubernamentales, inversores, gerentes, operadores turísticos, etc., incluyendo a la población local, que juega un papel importante. Los Planes Quinquenales de Desarrollo Nacional definen cada vez más el desarrollo del turismo como una responsabilidad conjunta del sector público, sector privado y organizaciones no gubernamentales. Además de las instituciones públicas, hay actores del sector privado o de los sectores no gubernamentales, que inciden en el sector turístico.

Durante la década de 1970, el turismo se convirtió en una prioridad en los objetivos y planes de desarrollo de Turquía. El segundo Plan Quinquenal de Desarrollo (1968-1972) estableció el objetivo de apoyar el turismo de masas, debido a sus beneficios económicos. El cuarto Plan Quinquenal de Desarrollo (1979-1983) pretendía mejorar la inversión en los alojamientos y complejos turísticos, para satisfacer las necesidades del turismo de masas en las regiones prioritarias.

Los Planes Quinquenales de Desarrollo han seguido orientando las políticas de turismo y el sector privado, las ONGs y otras asociaciones han utilizado, más recientemente, el desarrollo turístico como oposición al gobierno.

Suecia

Suecia es un nuevo, aunque menos establecido destino para los turistas extranjeros. La mayoría del turismo es nacional y la industria turística representa menos del 2,85% del PIB, pero sigue siendo uno de los sectores más crecientes de Suecia, con 160.000 empleados. Paradójicamente, el interés del Estado en el turismo y el ocio ha sido bastante amplio durante todo el siglo XX, pero la legislación sobre turismo es débil y casi inexistente. Una razón para que esto ocurra es que las ideas nacionales acerca de qué es el turismo y cuál es su papel en la sociedad deberían estar constantemente cambiando. Ha habido una oposición constante entre las perspectivas del usuario y del productor.

La perspectiva del usuario es perceptible por la introducción de días festivos en 1938. Esta es probablemente la única ley que ha tenido gran impacto en el turismo y los viajes en Suecia, dando a todos los ciudadanos el acceso al tiempo libre. El período de vacaciones aumentó de dos a cinco o seis semanas al año. Esto, en relación con los derechos de acceso a los espacios naturales, ha puesto en marcha leyes como el derecho a bienes comunitarios, la protección de las áreas costeras y las reservas naturales. Todos están incluidos en el Miljöbalken, Normativa de Medio Ambiente, que es el centro de derecho ambiental sueco. La legislación sueca, sin embargo, es general y no declara explícitamente nada sobre el turismo.

La interpretación actual del turismo entre las partes interesadas es que los políticos, a nivel estatal, no dan prioridad al turismo como un sector central y no reconocen la creciente importancia de las ciudades como destinos turísticos. El turismo urbano es un concepto bastante nuevo en Suecia, por lo que Gotemburgo se destaca como un precursor. El turismo nacional sueco dio un paso importante en otoño de 2009, cuando dos organizaciones centrales de turismo iniciaron, con el apoyo del Estado, una estrategia nacional para la industria turística. Esta estrategia, de incorporar consideraciones sobre el cambio climático, se llevará a cabo en 2010.

Encuestas y entrevistas

Los resultados preliminares de las entrevistas con la industria turística de Antalya indican que casi el 90% de los encuestados piensan que el cambio climático afectará a las preferencias de los turistas, y más de la mitad piensa que el impacto será muy grave. A pesar de ello, casi el 65% de los encuestados no está tomando ninguna medida en relación con los posibles impactos del cambio climático.

Los resultados preliminares de las entrevistas con las partes interesadas del mercado en Lisboa indican que el 80% de los encuestados espera cambios en el turismo derivados del cambio climático. Aunque parece que hay una evidente incapacidad para predecir las transformaciones que producirá el cambio climático en la demanda turística, cerca del 50% de los encuestados cree que el número de turistas puede aumentar entre temporadas y durante el invierno. En resumen, parece que la estructura del mercado está anticipando los cambios en los patrones de estacionalidad, en lugar de cambios en el volumen de turistas, pero no tiene en cuenta que el cambio climático es una amenaza real para el turismo urbano. En consecuencia, el 55% de las empresas entrevistadas no han previsto ninguna medida para hacer frente a futuros impactos del cambio climático.

Los resultados preliminares de Gotemburgo muestran que los turistas que visitan la ciudad están más preocupados por sus hijos y menos preocupados por su propio estilo de vida en relación con el cambio climático. En general, las mujeres estaban más preocupadas que los hombres, pero todos los participantes tenían opiniones más esperanzadoras para el lugar donde viven que para el mundo en su conjunto. Se prevé que el turismo aumentará en Gotemburgo con un clima más cálido, fundamentalmente porque la temporada de verano será más larga.

Un estudio comparativo de las primeras conclusiones indica que existe cierto consenso entre el conocimiento y la concienciación de las partes interesadas acerca de los cambios futuros en la demanda y las preferencias del turismo debido al cambio climático. El modo de anticipar estos cambios varía de manera muy diferente. Más importante aún, las partes interesadas en general, no parecen estar haciendo nada o, peor , planificacando nada, a pesar de su nivel de conocimiento sobre el cambio climático. Esto hace que este problema sea un importante reto para futuras investigaciones.

Conclusiones

Hasta ahora, en nuestro primer año de estudio, hemos encontrado:

  • Consenso sobre las consecuencias económicas, sociales y ambientales para la futura industria turística debidas al cambio climático
  • Falta de interés por parte de los políticos y las partes interesadas a la hora de tomar medidas, a pesar del conocimiento sobre de las consecuencias del cambio climático para el turismo
  • Un razonamiento entre las partes interesadas (especialmente en Portugal) que asegura que el cambio climático sólo va a cambiar los patrones estacionales, y no va a reducir el número de turistas en determinados destinos.

Investigadores

  • Ingegärd Eliasson (Coordinador), Sofia Thorsson, Igor Knez y Gabriella Olshammar, Universitda de Gothenburg y Universidad de Gävle, Suecia.
  • Henrique Andrade, Eduardo Brito Henriques y Raquel Machete, Universidad de Lisboa, Portugal.
  • Ayda Eraydin, Bahar Gedikli y Özlem Edizel, Universidad Técnica de Oriente Medio, Ankara, Turquía.

Menú general