Denominamos ocaso o puesta del sol al instante que corresponde a la desaparición del borde superior del Sol en un horizonte hipotético en que no se considera el relieve del horizonte real, ni obstáculos cercanos (casas, árboles), ni la presencia de nubes o niebla.

El ocaso real en un lugar dado puede adelantarse en varios minutos si hay elevaciones del terreno en la dirección de la puesta del Sol, lo cual puede dar lugar a que sobre el terreno se aprecie que el Sol ya se ha puesto pero que no haya tenido lugar la puesta de Sol en el sentido astronómico que generalmente se aplica y que hemos considerado en nuestras tablas.

© Ministerio de Fomento